viernes, 4 de agosto de 2017

Elling. Ingvar Ambjørnsen


     "De chiquillo me encantaban las grosellas -dijo Kjell Bjarne-. Y ahora no las soporto.
     Lo dijo de tal manera que yo comprendiera que, entre tanto, algo había sucedido. Entre otras cosas, había vivido la mitad de una vida y, por algún lugar del camino, le había perdido el gusto a aquellas ácidas bayas rojas."

     Conocía de pasada el título de este libro, y sabía incluso de las adaptaciones que se habían realizado. Por eso no dudé en traérmelo a casa y por eso, hoy traigo a mi estantería virtual, Elling.

     Conocemos a Elling a través de su propia voz, y también a su amigo Kjell. Este libro es un fragmento de su vida, la de dos personas socialmente disfuncionales que buscan su lugar en el mundo.

     Empezaremos poniendo un poco de orden, ya que en el caso particular de este libro parecen haberse empeñado en complicarnos la vida a los lectores. Elling es el primero de los cuatro tomos  que conforman la tetralogía escrita por Ingvar A. que se ha traducido al castellano. Pero eso no significa en absoluto que sea el primero, ya que cronológicamente es el tercero. Y es que, en ocasiones, nos llega el más conocido de una saga, en lugar de llegarnos el primero. Cuento esto porque uno puede tener una sensación de desapego por los personajes al comenzar, ya que nos faltan sus comienzos y también al finalizar, en caso de ser uno de esos lectores que esperan saber toda la vida de aquellos que están ante sus ojos. Sin embargo, justo es decir, que yo lo he leído como un volumen único y autoconclusivo sin problema alguno y como tal voy a dar mi opinión.

     Elling relata un periodo de su vida muy particular, el del momento en que, junto a su amigo Kjell (y bajo la atenta mirada de Frank), comienza a abrirse al mundo. Juntos forman una pareja dispar: si uno es grande, el otro es menudo; si uno es impulsivo el otro reflexivo... pero ambos comparten su disfuncionalidad social, tienen una enfermedad mental que les provoca unas carencias, unas diferencias, y viven en una sociedad que, por mucho que nos hable de adaptación, soporta a veces no demasiado bien a las personas que son diferentes. Y esta es una de las grandes críticas que esconde el libro. Un libro, por demás, con situaciones francamente divertidas y en el que se incluyen algunas escenas, recuerdo ahora una con poetas, que son para recordar.
   
     El autor parece haber encontrado el tono justo, con la ligereza adecuada, como para que pasados los dos primeros capítulos, la lectura se convierta en un placer ágil del que es difícil desprenderse. Tenemos curiosidad por saber si van a ser capaces de vencer sus miedos, de llevar una vida normal, de lo que les va a suceder... y también de que nos cuenten alguna de sus curiosas aventuras. Y, por otro lado, Ingvar ha sabido jugar sus cartas, ya que no victimiza a sus protagonistas, de hecho, podemos encontrar en el propio Elling, algunos rasgos comunes al famoso Ignatius Reilly, que convierten a este personaje en alguien muy alejado de los habituales "busca afectos sensibleros" de muchas de estas novelas. No siempre le vamos a entender, ni siquiera tiene que gustarnos demasiado, pero eso no significa que la novela no sea un trabajo estupendo de construcción de un personaje que se rige por  sus propias, y a veces inflexibles, normas.

     El resultado es un libro ligero y divertido a grandes ratos en el que nos muestran una realidad, con las diferencias propias entre los países (entiéndase, del país de lectura a aquel en el que transcurre la acción), cuya lectura es un placer. La evolución de los personajes hasta un final más que satisfactorio, es, sin ninguna duda, uno de los grandes puntos a destacar de este libro cuya lectura os recomiendo.

     Y vosotros, ¿sois de los que necesitáis que los protagonistas de las novelas os caigan bien para disfrutar de una lectura?

     Gracias.


15 comentarios:

Dorothy dijo... [Responder]

Le tengo muchas ganas a este libro desde que vi, hace unos años, la película. Me pareció tan tierna... Tan impactante... A ver si lo encuentro.

Besines

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No sabia de esta historia pero lo tendré en cuenta cuando necesite un libro así.
En mi caso, no necesito que me caigan bien los personajes pero si llegar a entender porque actuan como lo hacen y terminar con la sensación de que los he conocido y no que quedan como superficiales.
Besos!

lagarto verde dijo... [Responder]

Interesante propuesta la de hoy... Me quedo con la intríngulis, porque me parece complicados hablar de dos personajes con carencias mentales y que el resumen sea un libro divertido.... Mmmmmm..... Me ha picado la curiosidad.
Me lo anoto. Me parece curioso.

Ehhhh! Me parece una chorrada juzgar un libro por si el prota te cae bien o mal. Es obvio que es más fácil empatizar con uno que actúe bajo tu misma moralidad, pero creo que es necesario que haya distintos papeles, gente "japuta", que obra mal, cruel... Porque te da otra perspectiva y eso es una de las joyas de la literatura, poder vivir en tu mente otras maneras de actuar o pensar que jamás harías de no ser por un libro o una película.

Así a modo de ejemplo, me he explayado y me he quedado bien a gusto, jajajjajajaja.

Besos.

Lady Aliena dijo... [Responder]

Pues o que me caiga bien o que tenga algo que me atraiga de su personalidad. No todos los protas son buenas personas, pero si leemos sobre un personaje real, es lo que tiene. Besos.

Norah Bennett dijo... [Responder]

Pues no es imprescindible que me caigan bien pero cunado eso pasa, mejor. De acuerdo con lo que dices del libro, creo que es una lectura con mucho fondo aparte de los momentos divertidos.
Te recomiendo que leas el de los pajaritos.
Besos

AMALIA dijo... [Responder]

Muchas gracias por la recomendación.
Tomo buena nota.
Un beso. Feliz fin de semana.

Neftis dijo... [Responder]

Lo voy a dejar pasar que no me termina de convencer.

Saludos

CHARO dijo... [Responder]

No necesariamente me tienen que caer bien sus personajes para que me guste una lectura.Besicos

jfbmurcia dijo... [Responder]

Si me siento identificado con el protagonista es como si lo dsifrutara más...Saludos.

Daniel Rubio dijo... [Responder]

Qué va!se puede odiar con todas tus fuerzas al protagonista y disfrutar su historia como un gorrino en el fango. Si el autor consigue eso, bufff, es que es bueno.

Patt dijo... [Responder]

¡Hola!

No conocía este libro, pero anda... ¡que vaya lío con el orden! Lo famoso, lo famoso... siempre guiándonos por lo popular... Es desesperante. En cualquier caso, por lo que veo en este caso, la lectura de este libro como autoconclusivo funciona más o menos...

Respecto a tu pregunta... es cierto que un personaje principal que no me termine de caer bien, suele complicarme un tanto la vida. Sin embargo, hace poco leí una novela que se llamaba "El aguacil", que tiene un protagonista despreciable, pero que casa perfectamente con la época en la que está ambientada la novela. Un rareza, pero oye, ahí está.

Un saludo imaginativo...

Patt

Mientras Leo dijo... [Responder]

@Patt
Meses llevo yo suspirando a la espera de que mr R decida terminar la trilogía y no hay manera. Ya no tengo ni aire! Jajaja
Besos

Jan Arimany dijo... [Responder]

Tiene buena pinta, una lectura ligera para el verano.

Rocío CazaEstrellas dijo... [Responder]

A mí Elling me cautivó, y eso que a veces me ponía de los nervios. Me lo presentó Marilú hace un par de años con "El baile de los pajaritos", para mí fue mucho más que entretenido (ese título en concreto). Menos mal que pese al lio en sus publicaciones se pueden leer independientemente. Un beso!

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Que sea de dos personas socialmente disfuncionales que buscan su lugar en el mundo, me habla de historia tipo película Argentina: aburrida y plana.
Creo que paso.
Saludos.